Diarios de Motocicleta: Aproximándonos a Camboya

Un paso fugaz por Chau Doc

Habíamos pasado 3 agradables días por Can Tho cuando decidimos coger de nuevo las mochilas, amarrarlas al portaequipajes de la moto y seguir con nuestra ruta prevista. La siguiente parada sería Chau Doc.

La verdad es que la primera impresión no fue muy buena, una ciudad bastante dejada y algo polvorienta con una densidad de tráfico acorde con lo que habíamos ido viendo a lo largo de los días por Vietnam.

La ciudad tampoco es que tuviese mucho atractivo turístico, de hecho, es un lugar de paso para cruzar con Camboya pero habíamos decidido llegar hasta allí para hacer noche y dirigirnos a la costa al día siguiente.

Como de costumbre, habíamos reservado la habitación por adelantado con nuestro querido Booking y esta vez no tuvimos la suerte de los anteriores alojamientos.

Situada en la ruta principal que unía Can Tho con Chau Doc estaba la 20GuestHouse, un hostal con un pequeño y descuidado estanque en el interior que era el lugar perfecto para que los mosquitos te utilizasen como diana a su antojo. Eso sumado a que las habitaciones había sido limpiadas por última vez el día de la inauguración hacían la mezcla perfecta para seguir con la ruta establecida y quedarnos tan solo una noche.

Eso sí, los dueños, una simpática pareja de ancianos, nos hicieron pasar uno de los ratos más divertidos que recordamos del viaje. El hombre, que no sabía inglés, comenzó a decirnos algo así como 'pachpo' muchas veces y cada vez con menos paciencia. Al cabo de unas 100 repeticiones y de señalar la riñonera de Alba y tocarme varias veces la barriga (??), entendimos que quería el pasaporte para hacer el check in.

Cosas a destacar en Chau Doc:

  • Monte Sam: Sin duda, una maravilla para los sentidos. Situado a unos 9km de Chau Doc y sobre una colina se encuentra este impresionante templo en donde también podréis perderos por el interior de sus cuevas y disfrutar de unas magníficas vistas de la frontera con Camboya.
monte sam views

Vistas del exterior del Monte Sam

cuevas monte sam

Interior de las cuevas del Monte Sam

  • Mercado de Chau Doc (como nos encantan los mercados, eh!?)
    chau doc market

    Vendedora cortando piñas

  • Templo Chino Dinh than Nguyen Huu Canh 
    Dinh than Nguyen Huu Canh

    Templo Dinh than Nguyen Huu Canh

Rumbo hacia nuestro último destino de Vietnam

Una vez aseados y con las mochilas listas, nos pusimos de nuevo en marcha hasta nuestro siguiente destino: Ha Tien.

Las primeras muestras de la barbarie de los Jemeres Rojos

Para llegar hasta Ha Tien, cogimos la carretera que bordea la frontera con Camboya. Teníamos previsto hacer un par de paradas durante el camino. La primera, un gran buda situado en lo alto de una colina y que se podía acceder con teleférico...pues bien, debido a la intuición y orientación de Ikna no fue posible llegar porque nos metimos por una camino de cabras que te llevaba justo a la parte trasera de la montaña y el único camino para subir era un estrecho y empinado caminito que Ryoga se negó a subir xD

Así que con la frustración en los hombros, seguimos hasta la segunda parada: La Pagoda de Ba Chuc.

Una estructura en forma de flor de loto para homenajear a las víctimas vietnamitas de los asesinatos cometidos por los Jémeres Rojos en la frontera de Vietnam.

Era una pequeña muestra del horror que más adelante podríamos descubrir por tierras camboyanas de esta triste y oscura etapa de su historia más reciente.

En el interior del mausoleo se encontraban cientos de calaveras y huesos separados por edades y sexo de las que habían sido las víctimas de los ataques del Khmer Rouge.

A pocos metros del templo se encontraba una exposición con fotografías posteriores al salvaje ataque. Piel de gallina antes de llegar a Ha Tien.

Ba Chuc

Pagoda de Ba Chuc

Victimas de los jemeres rojos

Ha Tien

Habíamos leído que Ha Tien era una ciudad de paso en la que no merecía mucho la pena perder más de un día antes de cruzar la frontera con el país vecino. La verdad es que, para nosotros, fue una grata sorpresa. No teníamos muchas expectativas puestas en esta parada y quizá por eso nos gustó tanto.

Además, después de dos semanas volvíamos a ver el mar! Y eso, para alguien que ha vivido siempre a dos pasos de él, no tiene precio!

Esta vez no habíamos reservado ningún alojamiento para ir a averiguar por nuestra cuenta las diferentes guesthouse que no aparecían por los buscadores habituales.

El primer intento fue nulo, ya que, el hostal donde paramos estaba muy bien pero no había nadie. Al parecer, el recepcionista se estaba echando una siesta y no escuchó nuestros intentos (al final poco discretos) por conseguir una habitación.

Pues nada, seguimos en busca de habitación!

A pocos metros y gracias a la intuición femenina de Alba, topamos con otra GuestHouse. Lo pudimos comprobar al bajar de la moto y ver una cartel con letras diminutas donde confirmaban nuestras sospechas…

Un par de camas, un ventilador y baño privado a un muy buen precio! Al cabo de 5min nos picaron a la puerta. Era el dueño, que nos venía a dar la bienvenida y nos invitaba a la boda de unos amigos suyos por la tarde. No comenzaba mal nuestra andadura por Ha Tien!

Por los alrededores de Ha Tien hay varios atractivos turísticos por los que vale la pena perder varios días para disfrutar de ellos.

Entre los destacados:

  • Las Cuevas de Thach Dông y las Cuevas de Dá Dung. Dos cuevas separadas por apenas unos dos kilómetros, de formaciones kársticas y muy recomendables si pasas unos días por Ha Tien, sobretodo la segunda y menos conocida.

 

Thach Dông

Cuevas de Thach Dông

 Dá Dung

Cuevas de Dá Dun

  • Templos... y mas templos. Entro los varios destacaríamos tres: 
    • Tinh Xá Ngoc Tién aunque quizás el templo no sea muy espectacular, las vistas sobre Ha Tien y sus alrededores merecen la pena.
    • Chúa Tam Bao 
    • Chúa Phù Dung, un templo que data de 1750.
Chúa Phù Dung

Chúa Phù Dung

Tinh Xá Ngoc Tién

Tinh Xá Ngoc Tién

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Mercado de Ha Tien
market ha tien

Mercado local

  • Playa de Mui Nui, aun que la playa en si, dista mucho de ser un lugar paradisíaco, merece la pena su visita y un buen baño.
    playa Ha Tien

    Vistas playa Ha Tien

Mi gran boda Vietnamita

Como buenos huéspedes, habíamos aceptado de buen gusto la invitación a la boda, así que, nos pusimos nuestras mejores galas (las que te permite una mochila de 40l para pasar X meses de viaje) y acompañados por nuestro anfitrión nos dirigimos hasta un descampado en donde había una gran carpa con una gran cantidad de mesas y otras tantas sillas, un escenario con músicos y una pantalla para los osados a salir al Karaoke (como les encantan los Karaokes a los vietnamitas!!).

Karaoke Vietnam

En las bodas vietnamitas también se estila el Karaoke

Las mayoría de mesas estaban llenas y como era de esperar, parecía que éramos la atracción principal del evento.

Después de un rato de cervezas, brindis y mucha (mucha) comida, nos dimos cuenta de que no habíamos visto a los novios. Nuestro anfitrión nos explicó que la ceremonia principal sería al día siguiente, en donde habría más comida y se tenía que ir bastante más arreglado (era una indirecta?). Por supuesto, también estábamos invitados pero tuvimos que rechazarla por falta de tiempo.

Boda Vietnam

Una de tantas fotos que nos tomamos con los invitados de la boda.

Fueron pasando las horas y habíamos pasado por casi todas las mesas que se repartían por la carpa cuales monos de feria (sin acritud). La verdad es que todo el mundo se portó fantásticamente con nosotros y nos cebaron a base de bien.

Cada vez que nos sentaban en una nueva mesa, nos llenaban el plato y la jarra con hielo y cerveza (otro brindis).

A eso de las 23h, con un ciego considerable, después de haber brindado con todos los asistentes uno por uno, después de haber bailado y después de haber rechazado amablemente unas 20 veces la invitación a cantar algo en el karaoke, pusimos punto y final a la noche haciendo otra cerveza con nuestro anfitrión.

Nos hubiese encantado asistir al día siguiente y poder descubrir y disfrutar de una ceremonia al estilo vietnamita, pero el deber nos llamaba... y teníamos que continuar con nuestro viaje.

Hasta aquí nuestro paso por el sur de Vietnam antes de adentrarnos de pleno en Camboya. Sin duda, guardamos un gran recuerdo de esos días y esperamos seguir con nuestra aventura vietnamita en unos meses. Estad atentos que la semana que viene comienza la aventura camboyana!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies